La producción agrícola mundial, está por debajo de los requerimientos de la demanda

Cofco, la principal empresa importadora china de granos, que el año pasado compró la operación agrícola de Noble y Nidera, la tradicional productora agroalimentaria argentino-holandesa, anunció que en los próximos 3 años se transforma en una compañía pública en los mercados bursátiles de Wall Street, Frankfurt y Hong Kong. La nueva compañía tendría un nivel de capitalización de 150.000 millones de dólares, y se convertiría en una de las 5 grandes firmas agroalimentarias del mundo, junto con Cargill, ADM, Bunge y Louis Dreyfus.

El presidente de Cofco, Ning Gaoning, sostuvo que las importaciones de granos de China aumentarán de 120 millones de toneladas en 2014 a más de 200 millones en 2024, como consecuencia de la transición dietaria de su población, que se ha volcado al consumo de proteínas cárnicas. La próxima etapa, señaló Ning Gaoning, se centrará en el aumento de las inversiones de Cofco en el exterior, sobre todo en Estados Unidos y América del Sur.

Cofco es una empresa estatal, y el objetivo central de la política agrícola china no es ahora aumentar la producción, sino cerrar la brecha entre los ingresos de la población rural respecto a los niveles urbanos. El PBI per cápita chino es hoy 9.800 dólares medido en capacidad de compra doméstica (PPP); y el PBI nominal asciende a 10 billones de dólares, que traducido en PPP alcanza a 17,69 billones de dólares, el primero del mundo.

El consumo de calorías ha trepado a los niveles de los países avanzados (3.038 calorías diarias), con una ingesta de carne que crece 12%/15% cada año. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) fija las siguientes proporciones: el PBI agrícola per cápita creció 3,8% anual entre 1978 y 2011, y la producción aumentó 2,9% cada año.

Significa que la producción agrícola está por debajo de los requerimientos de la demanda, a pesar de la expansión excepcional que tuvo durante los últimos quince años. FAO afirma que la República Popular es uno de los países más afectados por el cambio climático; y por eso podría caer entre 14% y 23% de la producción agrícola en 2050.

Por eso, China no mide más su seguridad alimentaria en términos nacionales (autosuficiencia), sino que lo hace sobre una premisa global, que define la garantía de la alimentación de la población según la capacidad productiva de la agricultura mundial, con eje en la gran plataforma de producción de proteínas del siglo XXI, que es la dupla Brasil/Argentina.

La población rural es hoy 49% del total (640 millones), y 300 millones abandonarán el campo para habitar en las ciudades en los próximos 15 años. De ahí que el promedio de edad de la población rural sea ya superior a la del país, con crecientes restricciones en tierra y agua.

Esto ha convertido a China en la principal importadora mundial de soja (54% del total); y es esto lo que ha llevado a Cofco a transformarse en una de las 5 grandes empresas agroalimentarias del mundo. El Banco Mundial estima que el consumo de carnes ascenderá a 54 kilos per cápita en 2022, con un alza de las importaciones de 3% por año, hasta alcanzar entonces a 1.700 millones de toneladas, provenientes de Estados Unidos, Canadá y Brasil.

Estas son las razones que han llevado a la República Popular a quebrar por primera vez en la historia el virtual monopolio de los gigantes de la alimentación norteamericanos.

http://www.clarin.com/rural/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *