Emisiones de dióxido de carbono se estancaron por segundo año consecutivo

Enmarcado en panoramas oscuros y alternativas ecológicas que adoptan un ritmo lento de profundización, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) brindó datos alentadores. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía no se dispararon ni se incrementaron de modo abrupto o dramático. Difundió un informe que reveló que el nivel de emisión de gases contaminantes se mantuvo estable por segundo año consecutivo y resaltó que el caudal de CO2 emitido se estancó a pesar del crecimiento gradual de la economía mundial.

Los datos preliminares de la AIE se establecieron próximo a los 32.100 millones de toneladas de CO2 en 2015: un nivel de emisión que prácticamente no ha modificado su tendencia desde 2013. Eso sí, gradualmente el nivel de contaminación del aire alcanzó su récord el año pasado con 32.137 millones de toneladas registradas, poco pero suficiente para superar la estadística de 32.134 millones de toneladas de 2014.

En un comunicado, Fatih Birol, el director ejecutivo del organismo que difundió la cifra expresó su contento y su optimismo en el marco de un proceso coyuntural próspero: “los nuevos datos confirman las noticias sorprendentes pero bienvenidas del año pasado. Hemos asistido a dos años seguidos de emisiones de gases de efecto invernadero desligadas del crecimiento económico”. El responsable de este organismo se ocupó de emparentar este relevamiento con el casi simultáneo e histórico Acuerdo de París en la Cumbre del Clima (COP21) que sembró las bases para abordar en cooperación con todos los países firmantes las implicancias del calentamiento global. “Este es otro impulso a la lucha mundial contra el cambio climático”, concluyó Birol.

EL CRECIMIENTO DE LA ENERGÍA EÓLICA CUMPLIÓ UN ROL FUNDAMENTAL

Este estancamiento revelado por la Agencia Internacional de la Energía se explica por la productividad en crecimiento de las energías renovables en la generación de electricidad. El registro del año pasado le adjudica relevancia destacable al rol de la energía eólica: el 90% de la nueve energía generada se suplió con las renovables. La mitad de este caudal ecológico se produjo únicamente con los campos de aerogeneradores, una industria en franco crecimiento. El estudio se empeña en distinguir este freno en las emisiones en el marco de un escenario económico mundial en desarrollo. “Una prueba que señala que el vínculo entre el crecimiento de la economía y el aumento de las emisiones se está debilitando”, analizó el organismo.

En este sentido, la AIE recordó que en los más de 40 años en que este organismo proporcionó datos sobre las emisiones de CO2, sólo hubo cuatro períodos en los que las emisiones se mantuvieron o cayeron en comparación con el año anterior. Tres de estos casos estuvieron asociados a crisis económicas globales: a principios de los años 80, coincidiendo con la segunda crisis del petróleo, en 1992 por la disolución de la Unión Soviética, y en 2009 por la recesión económica mundial. El valor de este estancamiento se potencia con la expansión económica actual, reprobando a quienes responsabilizan a las potencias con el impacto medioambiental. Según cifras del Fondo Monetario Internacional, el producto bruto interno mundial creció los mismos años en simultáneo al ritmo moderado de las emisiones de CO2: 3,4% en 2014 y 3,1% en 2015.

China y Estados Unidos reflejan con su producción interna el panorama internacional. Los dos mayores emisores de dióxido de carbono al ambiente redujeron su caudal contaminante. El gigante asiático bajó un 1,5% por la disminución del uso del carbón y por la apuesta a fuentes de energía bajas en carbono.

La crisis medioambiental que se encrudece en Beijing y que es agenda permanente de la actividad mundial obligó al gobierno chino a promulgar medidas para combatir la polución. En Estados Unidos, por su parte, la reducción de las emisiones de CO2 alcanzó el 2% por el reemplazo del gas natural en detrimento del uso del carbón.

A mediados de junio, la AIE publicará un informe especial sobre la energía y la calidad del aire en todo el mundo donde abordará los datos adelantados recientemente. Que la emisión de gases contaminantes haya sostenido su nivel de impacto al ambiente es una buena noticia. Es el primer paso.

http://www.infobae.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *