Chile se vuelve verde: aprobó la Ley de Fomento al Reciclaje

Chile da un paso histórico en materia de medio ambiente. La Cámara de Diputados aprobó en su tercer trámite constitucional la ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor, una legislación que buscará formalizar la industria del reciclaje en el país trasandino y penalizar las malas conductas de los generadores de basura.

Tras ser aprobada por el congreso, ahora la normativa deberá ser promulgada por la presidente Michelle Bachelet para que esté operativamente activa en los próximos 12 meses. El principio donde se cimentó esta legislación es “el que contamina, paga”, según se describe en el proyecto de ley valorado después de casi tres años de tramitación parlamentaria.

El principio que inspira a esta legislación es “el que contamina, paga”

Chile se convierte de esta manera en el país pionero en América Latina en sancionar una ley que cooperará con la implementación de una política pública eficiente en conceptos de reutilización de la basura. Esta normativa tiene como propósito medular reducir la generación de residuos y estimular el concepto de reciclaje a través de la coordinación del criterio de responsabilidad del productor en Chile. El país sudamericano impone una legislación que pretenderá sanear la contaminación actual y concientizar sobre la reutilización de los desechos, en una nación que sólo recicla el 10% de las seis millones de toneladas de basura que genera.

“Hoy es un día histórico para el reciclaje en Chile. Formalizar esta industria, no es propio de países ricos, sino que de países inteligentes. Con esta ley llegó el momento definitivo de pasar de la cultura de lo desechable a la cultura de lo reutilizable”, celebró el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, la aprobación de la ley de Fomento al Reciclaje por parte del Congreso. Esta iniciativa propone darle espacio formal a la industrialización de la reutilización de basura y responsabilizará a los fabricantes y a las empresas a organizar y financiar la recuperación y gestión de los residuos, derivados de sus productos.

Con esta reglamentación, ahora los productores o importadores de determinados “productos prioritarios” deberán ser responsables de esos bienes una vez que culmina su ciclo su vida útil. Para esto, la ley establece metas de recolección y valorización diferenciadas por producto. Los “productos prioritarios” son los aceites lubricantes, los aparatos eléctricos y electrónicos, las baterías, pilas, envases y neumáticos, y fueron seleccionados por su consumo masivo, su volumen significativo y su factible forma de regularizar.

Badenir consideró que hoy “en Chile existe la sensación de que generar desechos es gratis, por eso urgía tener una ley de reciclaje”. La declaración del ministro se sostiene por los datos oficiales volcados a entender la necesidad de reglamentar el reciclaje. Los datos suministrados por el estado chileno expresan que la población produce al año casi el doble de la basura que generan en promedio los restantes países de Sudamérica. Cada habitante genera unos 384 kilos de basura domiciliaria al año, muy por encima de los 230 kilos promedio de los países latinoamericanos. A esa cifra habría que agregarle los 10,4 millones de residuos industriales que otorgarían una suma total de 16,9 millones de toneladas al año.

http://www.infobae.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *