Cambio climático y decisiones: PARIS 2015

La negociación internacional sobre el cambio climático no ha dejado de cobrar importancia desde Río en 1992. Tras la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto en 2005, se impuso en 2007 una visión a más largo plazo con el Plan de Acción de Bali y, más tarde, se aprobó en Copenhague en 2009 un objetivo común: limitar el calentamiento climático a un aumento de 2 ºC.

Cancún, en 2010, permitió concretar este objetivo mediante la creación de instituciones específicas para los puntos clave, entre ellos la adaptación, el Fondo Verde para el Clima o el Mecanismo Tecnológico.

La voluntad de actuar colectivamente y de respetar el objetivo de los 2 ºC se vio reflejada en la creación, en 2011, de la Plataforma de Durban (conocida como ADP), cuya misión es reunir en torno a la mesa de negociación a todos los países, desarrollados y en vía de desarrollo, para trabajar en un «protocolo, un instrumento jurídico o un resultado con fuerza de ley» que será aplicable a todas las Partes de la Convención del Clima de la ONU. El «nuevo instrumento» se deberá adoptar en 2015 y se aplicará a partir de 2020. A eso aspira París 2015. La conferencia de Doha ratificó el compromiso de varios países industrializados en un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto (2013/2020) y puso fin al mandato de Bali.

La Conferencia de Varsovia en 2013 permitió superar una etapa indispensable para alcanzar un acuerdo universal sobre el clima en París en 2015: todos los Estados deberán comunicar sus « contribuciones », es decir los esfuerzos a los que pretenden comprometerse para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero antes de la Conferencia de París para poder ser evaluadas durante el primer semestre de 2015.

http://www.cop21.gouv.fr/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *