Reserva San Guillermo: aumentarán los monitoreos ambientales

Recientemente y en el marco de celebración del Día del Medio Ambiente se presentó en la provincia de San Juan el Plan de Manejo para la Reserva de Biósfera San Guillermo. “Esta aprobación permitirá aumentar y profundizar los estudios y monitoreos ambientales en toda la extensión de la reserva una vez que concluya la dura temporada invernal”, explicó Álvaro Montañez, Intendente del Parque Nacional San Guillermo. Y continuó: “Hay que tener en cuenta que la reserva tiene casi un millón de hectáreas. Sin embargo, en el Parque ya se está trabajando en un nuevo estudio con la Universidad de Wyoming de Estados Unidos para instalar diez collares-radares en pumas para profundizar el conocimiento sobre su forma de vida.

A su vez, podemos prácticamente asegurar a través de un estudio realizado que los cóndores viajan hasta el pacífico y vuelven a la zona de San Guillermo, esto es un dato más que relevante para comprender su forma de vida y profundizar los cuidados. La información se obtuvo a partir de análisis de yodo en las plumas y de ADN de la materia fecal del animal”.

El intendente del Parque Nacional San Guillermo aclaró que desde los comienzos de la gran minería en la provincia no se han detectado casos de contaminación ni alteración de flora o fauna en el parque ni en la reserva. “Al parque lo tenemos muy monitoreado porque es el corazón de la reserva.

Pero, el plan de manejo de la biósfera va a permitir implementar un plan de monitoreo semejante del que usamos en el parque pero para toda la reserva. Es decir para la zona de amortiguación y aquellas que están más cercanas a los emprendimientos mineros. Esto va a llevar un tiempo, hay que entender que toda la reserva posee casi un millón de hectáreas, y esto implica mucho trabajo”.

Luego de aprobado el plan de manejo, se espera que culmine la temporada invernal para comenzar a desarrollar nuevas investigaciones. Los puntos fuertes: pumas, cóndores y distintos sitios dentro del millón de hectáreas que posee la reserva.

Cabe aclarar que el control social y ecológico de la zona de amortiguación (donde no se permite el desarrollo de ninguna actividad humana) se encuentra bajo el manejo de la Secretaría de Medio Ambiente de Desarrollo Sustentable de la provincia de San Juan.

Mientras que el control ambiental del Parque Nacional San Guillermo, está a cargo de de la Administración de Parques Nacionales y se lleva a cabo desde hace años. Montañez también aclaró que “No se podía articula el monitoreo de toda la reserva hasta que se aprobara el plan de manejo.

Ahora se está por implementar el monitoreo para saber si existe alguna alteración ambiental a través de todas sus zonas. Se han convocado a muchas instituciones.

En la última reunión estuvo presente la Universidad Nacional de San Juan, el Ministerio de Minería a través de Policía Minera, el Departamento Ambiental de la Municipalidad de Iglesia y el Instituto de Desarrollos Sustentable de la Universidad Católica de Cuyo. Según explicaron fuentes de la Secretaría de Medio Ambiente, lo que se busca es “corroborar, constatar la buena situación ambiental de la Reserva y si se detecta alguna modificación ambiental modificarlo y remediarlo antes de que produzca efectos”.

Ambas instituciones solo han trabajado conjuntamente hasta el momento en materia de protección. Creando puestos fijos de guarda parques en puntos de la Reserva desde 2007 y puestos fijos en el Parque.

El nuevo plan de manejo establece un fondo fiduciario para la Reserva San Guillermo específicamente derivado de la actividad minera que se desarrolla en el departamento de Iglesia. “A partir del plan de manejo se va a tener acceso a este fondo. Esto será muy importante porque se va a poder contar con muchos más recursos para monitoreo”.

http://www.diariodecuyo.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *